Desgraciadamente para las cifras de desempleo en España, el paro volvió a subir. Aunque esta tasa de desempleo aumenta y desciende, existe un colectivo que no ha conseguido reducirlo ni un poco en los últimos años, y se trata de los discapacitados con Síndrome de Down.

¿Estás nuevas medidas les ayudará a conseguir un puesto de trabajo?

El porcentaje de parados con Síndrome de Down alcanza ni más ni menos que la escalofriante cifra del 95%, lo que significa que casi todas las personas que sufren este síndrome se encuentran en situación de desempleo.

Entre otras causas que explican esta situación, se encuentra que las nuevas empresas que se han creado en los últimos años son PYMES, por lo que no están obligadas por ley a realizar la contratación de personas con discapacidad. Además, las grandes empresas no escatiman en esfuerzos para realizar contrataciones de discapacitados por lo tardías que son las ayudas por contratar sus servicios.

Nuevas medidas para ayudar a las personas con Síndrome de Down a encontrar trabajo

Carlos Fernández Carriedo, consejero de Empleo de la Junta de Valladolid, comprende que la situación no puede continuar así, y por ello la Consejería está estudiante la convocatoria, para el año 2017, de una medida que podría favorecer la inserción de personas con discapacidad con serias dificultades para su inserción en el mercado de trabajo.

Se realizarían una serie de subvenciones para los preparadores laborales que ayudarían a la integración laboral a este colectivo, financiando así los costes laborales y de Seguridad Social, que se desarrollaría durante el proyecto “Empleo con Apoyo”, que el consejero tiene pensado poner en marcha para ayudar a las personas que presentan una discapacidad severa.

Así pues, para las personas que tengan una minusvalía reconocida igual o superior al 65% recibiría 6.600 euros anuales por cada trabajador con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual. Para un trabajo con un grado inferior al 65% pero superior al 33%, se recibirían 4.000 euros. En este caso entrarían las personas que sufren una discapacidad  física o sensorial. Y para aquellos que tengan una discapacidad igual o superior al 33%, como por ejemplo personas sordas o con una discapacidad auditiva limitada, recibirán un máximo de 2.500 euros anuales.

Dejar respuesta