Donald Trump ha ganado las elecciones presidenciales y está esperando, con calma, a que finalmente pueda sentarse en el despacho oval de la Casa Blanca. Algunos lo esperan con ansias, y otros con sería preocupación.

Un duro testimonio de uno de los futuros afectados

Entre los que están a la espera de ver que sucede se encuentra Juan Escalante, un venezolano de 27 años que pertenece a la generación de los “dreamers”, jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran muy pequeños y no saben nada de su país de origen y consideran el país americano como su único hogar.

Actualmente, Escalante trabaja para la organización pro reforma migratoria America´s Voice. Lleva en Estados Unidos desde los 11 años, y desde 2006 son indocumentados. Pero en 2012, tanto él como sus dos hermanos se beneficiaron del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que el Presidente Barack Obama creó para ayudar a los inmigrantes.

DACA, una luz de esperanza que poco a poco se va apagando

Gracias al DACA, Escalante pudo completar sus estudios universitarios y obtener su maestría en Administración Pública, completando la licenciatura en Ciencias Políticas, además de obtener un permiso de conducir, un permiso de trabajo y una protección sobre la deportación cada dos años.

Pero ahora que Trump ha llegado al poder, él, y otros 800.000 jóvenes, temen que puedan perder el permiso de trabajo. No solo eso, sino que además le aterroriza el no poder pagar sus deudas y ayudar a su familia económicamente.

Según Escalante, consideraría de “incomprensible” que ahora tuviera que acudir al concesionario donde compró su coche para explicarles que no puede pagar el coche, de un préstamo que ellos mismos le habían concedido, porque Trump le quitó el permiso de trabajo y ya no puede trabajar legalmente.

No obstante, Escalante asegura que luchará porque el DACA continué en vigor, para que tanto él como los demás inmigrantes, que llevan toda su vida en Estados Unidos, puedan seguir trabajando honradamente para ayudar a sus familias.

Dejar respuesta