tit_contenidos

La exposición se estructura en tres secciones cuyos enunciados recorren un siglo, el XVIII, en el que vivió Francisco Salzillo, y tratan de explicar y hacer comprender los intercambios, influencias y logros de su arte y el de sus contemporáneos, en una necesaria confrontación entre sensibilidades que hicieron de aquella centuria un Nuevo Siglo de Oro.

SECCIÓN I. DE CASTILLOS Y LEONES CEÑIDA

Sede: Museo Salzillo
Una página de la historia iniciada en 1700 con la muerte del rey Carlos II y los acontecimientos vividos por España para su sucesión. El protagonismo del reino de Murcia en el contexto de la política de la corona y en la regeneración económica desde las últimas décadas de Carlos II resultan evidentes. De esta forma, el visitante contempla el siglo de Salzillo desde la tradición barroca hasta la renovación ilustrada a través de figuras como el cardenal Luis Belluga y Moncada, Melchor de Macanaz, el conde de Floridablanca, el actor Isidoro Máiquez o el artista Jaime Bort.

1. Primum dux. Guerra de Sucesión y nacimiento de Francisco Salzillo
2. Demum rex. Organización del Estado. Plan de reformas
3. Las dos espadas. Belluga y Macanaz, dos visiones contrapuestas del Estado
4. Buen cielo, buen suelo. Frase atribuida a Belluga para definir el carácter de sus diocesanos. Panorama del arte y de la cultura del siglo XVIII murciano
5. Gustos cambiantes. Del mundo tradicional a las enseñanzas académicas
6. Tiempos de reforma. Imágenes de la ciudad en el s. XVIII: Cartagena, Murcia, Lorca y Yecla. De la plaza militar a la ciudad ilustrada

6.1. La ciudad para la guerra
6.2. Atalaya de los mares y los vientos
6.3. La ciudad abierta
6.4. La ciudad del sol
6.5. Ciudades en expansión

SECCIÓN II. LA SABIA IMITADORA DE LOS DIOSES

Sedes: Iglesia de Jesús y Museo Salzillo
Si la sección anterior pone al visitante en situación de comprender el mundo más cercano a Francisco Salzillo y el entramado de motivaciones que justifican su obra, esta segunda parte tiene por objeto conocer al personaje. No se trata de exponer la totalidad de la obra de Salzillo sino de indagar en las claves artísticas y técnicas que lo definen y explicar su proceso creador. Partiendo de la creencia de que el artista tiene el don divino de dar vida a sus obras, la sección se adentra en la visión de un Salzillo creador, estudiándolo de acuerdo a los preceptos de una literatura artística que trazó la formación de los artistas y sentó las bases de un proceso intelectual nacido en el boceto y concluido en la obra definitiva. Es, por ello, por lo que la fama que rodeó al escultor en vida hizo posible su eterna memoria. En esta sección se mostrarán, entre otras obras, los textos conservados en los que se cimentó la cultura visual, humanística y teórica de Salzillo como tratados de arte, documentos jurídicos, libros de anatomía y medicina, física, historia y religión.

Rasguños, dibujos y cartones. La formación del escultor Francisco Salzillo. Primeras experiencias del principiante
El consuelo de una eterna memoria. La fama póstuma y la aspiración a la mortalidad deseada por todo artista
“Quanto” necesite tu curiosidad estudiosa. No sólo la práctica es esencial, sino que se necesita una buena instrucción teórica. La escultura, arte liberal
Ternura y lágrimas. La pasión dramatizada de la iglesia de Jesús
La vida robada al cielo. El mito de Prometeo que infunde la vida a la arcilla, compitiendo con los dioses como creador de hombres

SECCIÓN III. BELLEZA DEL CUERPO, “DELEYTE” DEL ALMA

Sede: Iglesia parroquial de San Andrés
La escultura del siglo XVIII español en relación con la obra de Salzillo es uno de los capítulos más interesantes de la muestra. Si Salzillo fue testigo de su siglo no lo fue sólo en razón del tiempo vivido, sino también por dar testimonio del mismo. En este marco artistas españoles, pintores y escultores, orfebres, grabadores, tejedores y músicos de la época acompañan al escultor en el marco de sus diversas tendencias tanto desde el punto de vista iconográfico como de sus fundamentos estéticos. Esta tercera sección es un recorrido por los valores fundamentales de la imagen dieciochesca: su belleza física como reflejo de su belleza moral y la identidad, muchas veces recordada, de belleza y santidad.
Salzillo se encuentra presente en todas las secciones, confrontándose con sus contemporáneos y permitiéndonos valorar las aportaciones de su obra al arte español de su siglo.

Tintura veritatis. La policromía, signo diferenciador de la escultura hispánica y sus distintas modalidades
Atavío, galas y adorno. La elegancia, el lujo y las buenas maneras
Vestidos de hermosura. El color en Salzillo alcanza la condición de escultopintura
El teatro de la Fe. La manifestación pública de la religión
La Antigüedad soñada. Las estatuas antiguas y su condición de modelos y referencias éticas
Fantasía hispánica de la Navidad. El Belén de Jesualdo Riquelme
El arrobo místico. Éxtasis y contemplación místicos
Iconos de lo sagrado. Los grandes modelos de piedra de la época
El espejo de la vida eterna. La vida y la muerte contempladas desde el ámbito de lo sagrado